Crónica: El Campo de Montiel celebra en Fuenllana “Las Bodas de Camacho”

Fuenllana - Las Bodas de Camacho
Las Bodas de Camacho – fuenllana

Con repique de campanas celebramos la existencia de la tierra que originó El Quijote. Con todo el honor que merecen los hombres ilustres, el solemne tañido de una de las grandes campanas que han medido el tiempo secular de los pueblos cervantinos, ayer se homenajeó a don Miguel de Cervantes en la plaza del Convento de Fuenllana. 

 
En carro de mulas, entre aplausos sorpresa y alegría, la juventud, esperanza y alegría, de la novia era recibida entre vítores y el clamor del público.
Acto presidido en el balcón del Ayuntamiento por un ejemplar de la Constitución Española y una antigua edición de Don Quixote de La Mancha. Dignos representantes del Pueblo Soberano y la cultura y arte universal. 
La fortuna nos ha dado vida en una de las épocas más florecientes de la Historia de la Humanidad, en la cual, a pesar de estar sufriendo uno de los escalones que ralentizan el progreso y restan bienestar al conjunto de los ciudadanos; podemos hacer un balance muy positivo tomando parámetros históricos, pues nunca hasta nuestros días se habían alcanzado cotas tan óptimas de calidad de vida, igualdad de oportunidades y derechos sociales. 
Si deseamos avanzar debemos ser justos y realistas. No debemos olvidar a todos aquellos que de repente han visto alterado su cotidiano ritmo de vida y hoy se encuentran inmersos en lamentables condiciones económicas motivadas por el desempleo y trabajo precario. 
Don Quijote de La Mancha, una calurosa mañana del mes de julio, salió a escondidas por la puerta del corral. Los valores humanitarios que adornaban su triste figura eran entendidos por un pueblo inculto y sufrido, como locura. Y sólo de este modo un genio persuadió la fuerza del imperio, para trasmitir y dar a conocer al mundo que la justicia habita los espíritus más nobles aun en las condiciones más adversas. Anteponiendo el idealismo por encima del acomodamiento material. 
El sábado, 6 de Julio de 2013, la Historia, sumó más que un mero homenaje. Desde uno de los países más antiguos y evolucionados del planeta, poseedor de un sistema de derechos y libertades equiparable al ideal de convivencia humana heredado de una de las constituciones primigenias de la Tierra. Bautizada con la graciosa vitalidad de la luz del mediterráneo, el cruce de culturas y el intercambio cosmopolita que singularizan a España con esa diferencia que nos identifica como el pueblo más alegre del mundo. 
Esos valores humanitarios, justos y constitucionales que transmite El Quijote, expanden nuestro país convirtiendo la ética, el derecho y el deber en arte y cultura universal. Razones más que sobradas para que la Constitución y El Quijote sean expuestos como la más alta representación de la soberanía y cultura nacional. 
Desde el pueblo y en un pueblo, con el arte y alegría características del vitalismo español, sorteando todo tipo de carencias y dificultades propias del idealismo quijotesco se ofreció un espectáculo a nivel comarcal, reuniendo a gentes de toda la zona para comunicar al mundo que el Campo de Montiel existe, aporta y suma la autenticidad de ser la tierra que originó los primeros pasos que otorgaron a España fama universal y al mundo una de las obras más geniales de la creación humana. 
Emoción, orgullo y generosidad se repartieron por toda la plaza durante toda la tarde y toda la noche. Los dulces, empandas y otras viandas se mezclaban entre aplausos, sonrisas y gratitud. Los diversos grupos de folklore cruzaban “la enramada” irrumpiendo con su música en la plaza repleta de pueblo de pueblos del Campo de Montiel. Pueblos, paisajes y gentes que cautivaron la imaginación de Cervantes para originar en estas tierras, el inicio y fin de su gran obra. 
Con el esfuerzo, la tenacidad y el altruismo de todos los componentes de la Plataforma Campo de Montiel Patrimonio de la Humanidad, los componentes del grupo de teatro La Gruta y la participación de más de cincuenta actores y casi doscientos componentes de grupos folklóricos; en la medida y la proporción de una comarca, ayer se dijo un entrañable “Hola” español, con el mismo arte y el mismo orgullo que nos hizo sentir a todos los ciudadanos de nuestro país el universal saludo de una de las mejores olimpiadas de la historia, regaladas al mundo desde esa gran señora que es doña Barcelona. Bellísima ciudad que nos hermana con El Quijote y nos hace más grandes y mejores. Tanto como los más avanzados y más cultos países del planeta. 
Por eso desde el Campo de Montiel, la tierra que originó el Quijote e inspiró un mito universal, queremos y debemos homenajear al autor y a todo el mundo cervantino tratando de estar a la altura y calidad que merece una obra literaria de su empaque. Por eso se buscó una representación teatral que ha sido un estreno mundial. Las Bodas de Quiteria, obra de Ciro Bayo, adaptación de Las Bodas de Camacho del Quijote. 
Con ello, con todo y con todos, hemos dicho “hola” y gracias a todo el mundo cervantino, especialmente a la comarca histórica del Campo de Montiel, a toda La Mancha, a toda la región castellano manchega, a nuestra admirada y adorada España y por supuesto al mundo entero.
 
Salvador Carlos Dueñas Serrano
Concejal de Cultura. Fuenllana 
(Fotografías de Alfonso López )

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *