La sencilla historia de la Villa de Cózar se puede resumir en dos hitos importantes. Formó siempre parte de la Orden Militar de Santiago y perteneció también al Reino de Castilla desde su conquista y fundación.

En 1274, Gonzalo Ruiz Girón le concedió el Fuero de Montiel, donde se hacía entrega de Cózar y Alcubillas a Montiel. Según otras fuentes el hecho tuvo lugar en 1275, siendo Pelayo Pérez el XlVMaestre de la Orden de Santiago.

La segunda efeméride importante tiene lugar en el año 1554 en el que solicita, y obtiene del Rey Felipe II su separación de Montiel y el título de Villa independiente. Cózar obtiene la independencia tras el pago a la Corona de 1.350.800 maravedíes.

Iglesia Parroquial de San Vicente Mártir

Puede verse desde muchos kilómetros a la redonda, y es realmente enorme para un pueblo pequeño como Cózar. Tal vez sea reflejo de un pasado mucho más intenso.

La construcción de la Iglesia comenzó a finales del siglo XV y quedó completada en la segunda década del XVI. No ha quedado registrado el nombre de sus constructores y es realmente magnífica, no tanto por sus méritos artísticos como por su aspecto impresionante.

De planta rectangular bastante alargada, con el cuadrado de la torre adosado en el lado de los pies. Está construida en piedra de sillería con contrafuertes exteriores, de perfil barroco, que aguantan la arquería interior apoyada en columnas adosadas a los muros. Pueden apreciarse, además, símbolos y escudos de la Orden de Santiago en diversas partes de las fachadas y el interior.

Cubierta de dos aguas, con teja curva, soportada por bóvedas. El interior se compone de una sola nave, airosa, con medias columnas, entablamentos y arcos de piedra, que soportan una bóveda de crucería sencilla, poco recargada, estrellada en al ábside y perfectamente a tono con el resto de este interior. El edificio de la sacristía es del siglo XVIII.

La torre, de tres cuerpos superpuestos, por encima de la nave, tiene ocho ventanas de arcos de medio punto y está cubierta a cuatro aguas, sin chapitel. En su interior destacan la pila de agua bendita, la pila bautismal y la capilla de los pie de la planta. Tiene fachadas muy esbeltas, situándose en la de la epístola una hermosa portada del siglo XVII, renacentista grecorromana, con incipientes elementos barrocos, y contiene diversas escenas del Calvario. Esta puerta se abre a La Lonja empedrada. Fue declarada Monumento Histórico Artístico en 1983.

Ermita del Santísimo Cristo de la Vera Cruz

La veneración del Santísimo Cristo de la Vera Cruz por la Villa de Cózar tiene sus orígenes en el siglo XV, la ermita actual seria edificada en los siglo XVI y XVII de estilo barroco y situada en el centro de la población junto a la parroquia de San Vicente Martir.

Unida a la devoción al Santo Cristo de la Vera Cruz están las fiestas más conocidas de Cózar, que es el juego de Las Tacillas, que tiene lugar durante los cuatro o cinco días cercanos al 14 de septiembre, con motivo de las fiestas en honor del Santísimo Cristo de la Vera Cruz patrón de la localidad.

Los orígenes de este juego se remontan a los siglos XIV y XV y aún se conservan ''dos tacillas'' en la parte posterior de la Ermita del Cristo.

El juego consiste en lanzar ocho bolas a las tacillas, si el número que cae en el interior de ellas es par, gana la banca, si es impar ganan los apostantes.

Las tacillas son subastadas públicamente el día anterior al comienzo de las fiestas y el dinero recaudado es destinado a la Cofradía del Cristo, para el mantenimiento de la Ermita.

Este juego, original, curioso y de gran tradición es muy conocido en toda la provincia.