San Carlos del Valle es un municipio que se localiza en la zona este de la provincia de Ciudad Real. El término municipal, con una superficie de 57,88 Km2, es casi redondo y gira en torno al eje de la iglesia. El pueblo está situado en un valle, rodeado de montes y cerros que pertenecen a la Sierra del Cristo y a la Sierra de Alhambra, cuyas cimas tienen una altura aproximada de 1000 metros sobre el nivel del mar. Este pueblo nace como consecuencia del Plan de Colonización Interior del llamado despotismo ilustrado, del reinado de Carlos III. Su proyección y ordenación urbanística se debe al entonces Superintendente del Rey Don Pablo Olavide. Es un pueblo con plano totalmente regular, estructurado en torno a un eje, la plaza a uno de sus lados y calles amplias y rectas. Pedanía de la localidad de La Membrilla, el 15 de diciembre de 1800, Carlos IV dictó una Carta Real de Privilegio con la que dictaminaba la independencia de San Carlos del Valle y lo convertía en municipio independiente.

Los yacimientos arqueológicos localizados en la zona de San Carlos del Valle, se corresponden fundamentalmente con dos lugares: la vega del Río Azuer y montes y cerros que rodean al pueblo, tales como el Castillejo, la Allozosa, el Serijo, El Galvarín. En ellos se han encontrado hachas de piedra, puntas de flecha, lascas, raspadores, restos de cerámica y objetos de metal.

De la época romana cabe destacar la existencia de restos tales como ánforas, cráteras, ollas y cuencos, restos de vidrio, monedas.

Durante la dominación árabe de estas tierras (711- 1212) fue esta zona un lugar de paso y de luchas constantes entre árabes y cristianos. De esta época destaca lo que conocemos como "El molino de los moros", construcción situada a orillas del río Azuer. Junto al río Azuer se conservan todavía algunas norias con arcos de ladrillo con influencia de las construcciones típicas árabes.

Tras la derrota musulmán, la zona del término del actual San Carlos del Valle pasó a manos cristianas. Esta zona pertenecía a la Orden Militar de Santiago y dependía jurídicamente del pueblo de La Membrilla. Durante los siglos XII o XIII se construyó la Ermita de Santa Elena, hoy desaparecida. Hasta el siglo XVIII no fue más que una ermita con una pintura en una de sus paredes muy venerada y milagrosa de la imagen del Santo Cristo del Valle.

Las cada vez más intensas peregrinaciones para rogar al Cristo hicieron que la Corona y las Órdenes Militares edificaran una nueva ermita y dependencias para albergar a los peregrinos, aunque la intención verdadera pudo ser la de realizar una construcción emblemática del lugar y para la propia Corona. Eso explicaría la utilización de un código culto entremezclado con lo popular a la hora de erigir el conjunto monumental.

La obra finalizó durante el reinado de Felipe V, y provocó un aumento de población, se hizo necesaria una reordenación urbanística, que llevó a cabo, ya en tiempos de Carlos III, Pablo de Olavide. A él se debe el plano totalmente regular del que hoy goza el pueblo. En diciembre de 1800, Carlos IV dictó una Carta Real de Privilegio con la que autorizaba la independencia de San Carlos del Valle y lo convertía en municipio independiente.

Lo más impresionante es el conjunto arquitectónico que forman su Plaza Mayor y la Iglesia del Santísimo Cristo del Valle, sin duda, uno de los más atractivos de la región. A la Plaza Mayor, la cual es una joya escondida que cautiva al visitante, se puede acceder a través de alguno de los tres arcos de ladrillo de sus flancos. Está formada por columnas toscanas que sostienen pisos y galerías de dinteles, zapatas y balaústres de madera. En principio fue ideada como atrio para el mencionado templo, que pertenece al barroco final con elementos neoclásicos. "El Vaticano de La Mancha", así es como se conoce popularmente al conjunto formado por la iglesia y la plaza de San Carlos del Valle. En el año 1993 fue declarado Bien de Interés Cultural con la categoría de Monumento.

 

Fuente: http://sancarlosdelvalle.infomancha.com/